Páginas vistas en total

viernes, 1 de marzo de 2013

Córdoba, a un paso de legalizar 1.000 viviendas de parcelaciones




ALFONSO ALBA | 01/03/2013 | 1 comentario


Entrada a la parcelación de Torreblanca, que regularizará su situación. FOTO: MADERO CUBERO
Entrada a la parcelación de Torreblanca, que regularizará su situación. FOTO: MADERO CUBERO
Los parcelistas de Barquera Sur calculan que cada propietario tendrá que poner unos 20.000 euros de media y además asumir el mantenimiento de las futuras urbanizaciones
La ciudad de Córdoba está a un paso de inscribir de un plumazo 1.004 viviendas en el Registro de la Propiedad. Todas estas casas forman parte de cinco parcelaciones en proceso de regularización desde que se aprobó el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) y que ahora están ultimando todos los trámites necesarios para poder culminar un proceso definitivo de legalización iniciado hace una década. Esta mañana, los presidentes de las juntas de compensación de las parcelaciones de Barquera Sur, Alamillo, Vistalegre de la Barquera, Torreblanca y El Sol han comparecido en rueda de prensa junto al presidente de la Gerencia Municipal de Urbanismo, Luis Martín, para explicar en qué punto están.
Según los cálculos de Martín, en un plazo de medio año aproximadamente Urbanismo podrá darle el visto bueno a los proyectos de reparcelación y urbanización de estas parcelaciones. ¿Qué significa esto? Que entonces los vecinos podrán iniciar las obras de urbanización (principalmente para la mejora del abastecimiento de agua y de la iluminación) y que además podrán inscribir sus casas en el Registro de la Propiedad. Esto significa una auténtica revolución en sus propiedades, ya que las podrán hipotecar y también transmitir. Los presidentes de estas cinco urbanizaciones están agrupadas en la asociación Al-Amariya, que es quien ha unificado todos los trámites administrativos.
El fundador de Al-Amariya y presidente de la parcelación de Barquera Sur, Antonio Avilés, avanzó que cada propietario tendrá que aportar una derrama media de unos 20.000 euros por la legalización total de su parcela, según sus propios cálculos. Este dinero no incluye lo que tendrán que pagar también al Ayuntamiento de Córdoba en concepto de compensación por aprovechamiento. Según la Ley, los promotores de un suelo tienen que aportar un 10% de la propiedad a los ayuntamientos. En el caso de las parcelaciones, las casas ya están hechas, por lo que la aportación tiene que ser monetaria. El Ayuntamiento está calculando esta aportación según el precio de mercado de las viviendas de protección oficial.
Los responsables de Al-Amariya quisieron destacar que una vez realizadas todas las obras de urbanización (que prevén ejecutar en varias fases y en varios años, por tanto) los gastos de mantenimiento de sus urbanizaciones correrán a cargo del bolsillo de los propietarios. Serán calles públicas, pero el mantenimiento será su responsabilidad, insistieron.
De momento, la parcelación que lleva más avanzados los trámites es Barquera Sur. Su presidente apuntó que ya han alcanzado un acuerdo con La Caixa para la financiación de las obras y que incluso tienen la oferta de 11 empresas constructoras para su ejecución. Según dijo tras su reunión con Luis Martín, le han impuesto un requisito a las constructoras: que entre el 50 y el 60% de los empleos que se generen sean de vecinos de Barquera Sur que estén en paro.
Por otra parte, y aunque no formen parte de Al Amariya, también están desarrollando sus distintos trámites otras 15 parcelaciones del resto de la ciudad de Córdoba, que en total afectaría a más de 1.000 viviendas, según calculó Luis Martín.
Todas estas parcelaciones están incluidas en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) aprobado en 2003 como suelo urbanizable. Su desarrollo dependía de la aprobación de unos planes parciales, ya concluidos, y que valoró las obras de urbanización en 31 millones de euros. Tras esos planes parciales, el requisito necesario era que los vecinos se constituyeran en una junta de compensación y aprobaran primero el proyecto de reparcelación y el de urbanización después. Ahora mismo se encuentran en esta fase.