Páginas vistas en total

miércoles, 7 de noviembre de 2012

DESDE ASAJA

ABC / Córdoba


Asaja insta a la CHG a limpiar los cauces para evitar inundaciones

Confederación achaca la crecida del río a las aportaciones de los arroyos por la lluvia

J. M. C. / Córdoba

Día 07/11/2012 ANDRÉS ORGAZ

Bomberos, policías y voluntarios colaboraron en las labores de limpieza y desagüe en El Carpio

Asaja-Córdoba advirtió ayer del «peligro de graves daños en el sector agrario ante el estado de abandono de la red hidrográfica», ya que, tras las lluvias registradas en los últimos días, el río Guadalquivir y diversos arroyos presentan espectaculares crecidas por la falta de limpieza.



Según Asaja, esta falta de limpieza de los numerosos cauces que surcan la provincia, «provocado por la inacción de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) en sus labores de mantenimiento de la red», constituye «una auténtica bomba de relojería ante la aparición de unas lluvias plenamente acordes con la estación del año en que nos encontramos».



En opinión de Asaja, el que los cauces estén cegados por vegetación espontánea, lodos y sedimentos, multiplica enormemente los efectos dañinos de las precipitaciones. «La crecida del nivel del Guadalquivir a su paso por diversos puntos de la provincia constituye una buena muestra de los efectos perniciosos que pueden provocar la falta de limpieza de los cauces», añadió la patronal.



Asaja recordó que «es a la Confederación a quien compete realizar todas estas actuaciones de limpieza y mantenimiento», y como tal «se le exige que cumpla con sus obligaciones».



Ceballos anuncia que los peritos realizarán nuevos informesPrecisamente, el director técnico de la CHG, Juan Saura, aclaró que si el Guadalquivir fue crecido los pasados domingo y lunes a su paso por Córdoba no fue por el desembalse expreso de determinados pantanos, como el Marmolejo, el Encinarejo, el de Villafranca o el de El Carpio, sino por la cantidad de agua de la lluvia que desembocó directamente en la cuenca del río procedente de afluentes, arroyos y escorrentías en un tramo de 250 kilómetros donde no hay ni un sólo pantano y a merced de la naturaleza.



Hasta 200 litros de lluvia

Y es que «llegaron a caer hasta 200 litros en la Sierra de Alcaraz, en Albacete, así como en Guarromán», y eso hace que el Guadalquivir crezca, hasta el punto de que por Córdoba llegaron a pasar unos 1.100 o 1.200 metros cúbicos por segundo en el momento de mayor caudal, provocando «los lógicos miedos en la población y las autoridades». Ayer, ese caudal estaba entre los 300 y 400.



Volviendo a los pantanos de derivación, Saura explicó que son presas que carecen de capacidad para embalsar, debido a la cantidad de barro que tienen, por lo que prácticamente toda el agua que les entra la van soltando al Guadalquivir. «No es un desembalse propiamente dicho, sino que todo lo que entra va saliendo», señaló Juan Saura, poniendo como ejemplo el Cordobilla, de Puente Genil, para apuntar la situación que provoca en estas presas el lodo acumulado. «Apenas tienen capacidad de almacenamiento», dijo.



De hecho, según el responsable de la CHG, la lluvia ha permitido embalsar unos 500 hectómetros cúbicos (suficientes para abastecer a la ciudad de Córdoba durante 10 años) tras las últimas lluvias, dejando los pantanos al 60% y con la posibilidad de llegar poco a poco a los 70% de 2010. Cuando eso ocurra, «habrá que estar pendientes, pero con los 50 litros previstos para los próximos días podemos estar tranquilos», añadió.



Por otra parte, la Diputación volverá a actuar este año mediante informes técnicos de sus peritos para resolver el problema de inundaciones en Villa del Río y Cañete por el desbordamiento de los arroyos Cañetejo y Guadiamar, según apuntó ayer en ABC Punto Radio su presidenta, María Luisa Ceballos.

No hay comentarios: